Liberaron en Mendoza a un águila rehabilitada en el Ecoparque porteño

Ambiente

Rainbow Warrior, una joven águila coronada, llegó al Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires en mayo de 2021, luego que dos pobladores la encontraron y dieran intervención a los Guardaparques de la Reserva de Biosfera Ñacuñán, ubicada en el departamento de Santa Rosa, quienes informaron a las autoridades locales de la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de la Provincia de Mendoza.

El águila fue trasladada al Ecoparque de Mendoza, donde recibió los primeros auxilios y luego fue derivada al Centro de Rescate S.O.S. Acción Salvaje en San Carlos, quien se comunicó con el Ecoparque porteño para evaluar la salud del animal y coordinar su traslado.

“Trabajamos en conjunto con diferentes organizaciones de todo el país para recuperar las especies amenazadas o que necesiten intervención médica. El trabajo de conservación de especies es un pilar en el que se apoya el Ecoparque. Este caso de éxito es un claro ejemplo de cómo podemos trabajar todos juntos, cada uno realizando su mejor aporte para cuidar nuestra biodiversidad”, afirmó Inés Gorbea, Secretaria de Ambiente de la Ciudad.

Al momento de la inspección se pudo observar que tenía una fractura de mandíbula que le impedía alimentarse por sí sola y se decidió que, dada la gravedad de la lesión, sea derivada al Ecoparque de Buenos Aires para realizar una cirugía a fines de reconstruir su mandíbula.

Ya en el Ecoparque porteño se pudo realizar la cirugía con éxito y comenzó su proceso de rehabilitación luego de que el águila recuperara el peso perdido. Esta cirugía fue la primera realizada en esta especie, lo que significó un logro veterinario muy importante.

Por ser un ejemplar juvenil de menos de un año de edad, su rehabilitación constó de vuelos de musculación para recuperar fuerza y evaluación de su maniobrabilidad ante su visión afectada, realizando vuelos con obstáculos. También se evaluó su comportamiento natural ante otros individuos de la misma especie.

«El trabajo de conservación de especies es un pilar en el que se apoya el Ecoparque». (Inés Gorbea)

“Las liberaciones siempre son los momentos más significativos de los rescates porque tiene por detrás el trabajo articulado de muchísimos actores y significan un paso importante en la protección de nuestros ambientes. En el parque tenemos 5 águilas coronadas más en proceso de rehabilitación de las cuales esperamos que la mayoría de ellos puedan también ser liberadas prontamente” afirmó Federico Iglesias, responsable del Ecoparque porteño.

El águila coronada

El águila coronada (Buteogallus coronatus) se encuentra en peligro de extinción. Se estima que existe una población global de menos de 1.000 individuos adultos (IUCN, 2016), con una tendencia decreciente. La pérdida de hábitat, la persecución directa, el ahogamiento en tanques de agua y la electrocución en tendidos eléctricos son algunas de las amenazas que sufre.

Desde el primer rescate de un ejemplar de la especie en 2004 a la fecha ya se ha trabajado en el rescate y rehabilitación de 13 ejemplares. La Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Buenos Aires también ha participado activamente en otras 6 derivaciones, permitiendo la logística para que águilas coronadas de otras 4 provincias lleguen a destino a tiempo para salvarlas.

Un equipo multidisciplinario integrado por las autoridades de aplicación en materia de fauna silvestre de Mendoza, Áreas Naturales Protegidas, el Instituto Argentino de Investigaciones de Zonas Áridas (IADIZA) de CONICET Mendoza, Fundación Cullunche, el Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires, S.O.S. Acción Salvaje, Fundación Caburé-í, Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “La Florida” de la Provincia de San Luis y el Centro para el Estudio y Conservación de Aves Rapaces de la Argentina de la Universidad Nacional de La Pampa (CECARA) han logrado mantener en el tiempo esta importante red de rescate para la zona en cuestión.

Por otro lado, es de destacar que dos de las principales amenazas para la especie, como lo son la electrocución en tendidos eléctricos y los ahogamientos en los tanques de agua, se han estado trabajando intensamente en Mendoza durante los últimos 5 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *